viernes, 15 de junio de 2018

Solemos perder entendimiento frente a las personas que nos atraviesan. Cuando buscamos entender saltamos escalones, hacia atrás  para regresar al ayer, hacia adelante para preguntarse. Nunca logro dejar de preguntarme frente a vos. Ni siquiera se en que momento resulta en pregunta, menos aún como el sentimiento se vuelve conmovedor, irresistible, indefinible. Solo puedo sentirte y en un absoluto como es lamerse las heridas, porque no hay mayor cercanía que las heridas y cicatrices que nos definen. Siento que perderse es encontrarse y vos estas en mi camino.

miércoles, 30 de mayo de 2018

  • Un año después del estallido de la bomba de Hiroshima, en la primavera de 1946, a cerca de un kilómetro de distancia del epicentro de la explosión, un viejo Ginkgo destruido y seco empezó a brotar, mientras que un templo construido frente al mismo fue destruido por completo. Para Hiroshima se transformó en símbolo del renacimiento y objeto de veneración, por lo que se le llama "portador de esperanza".​ El árbol fue documentado y fotografiado como el ginkgo de la bomba atómica de Hosenbo en Hiroshima.​ 



miércoles, 31 de enero de 2018


No es mio. Si, para mi. de Angel Gris.


Máscaras y caras.
Verte alzarte con ellas, a descubrir  tu entorno.
Verte los pechos desnudos.
Verte gritar cuando la luna te penetra.
Verte la pena cuando te llora.

Verte.

jueves, 25 de enero de 2018

No comprendo al tiempo, me hace ver que puede ser eterno  y terriblemente extenso en unas horas apenas.
Sin embargo:
me encanta el tiempo jugado, el de vuelo compartido.
Me encanta la temporalidad de lo eterno, de lo efímero, de aquello cubierto de certezas en un inmenso mar de dudas.
Me encanta el cuerpo, la piel, los ojos, las manos , aunque debiera incluir varios tus en esta frase, pero se  que duraran menos tiempo del que tenemos idea.
Solo puedo sentir el tiempo si estas allí.
Se de la ridiculez de un para siempre, pero me encanta decirlo.
Ya no hay retorno.

martes, 26 de diciembre de 2017

Aún con el dulzor del sexo en la piel  no es allí donde enfoca mi memoria cuando cierro los ojos. Ya decía  Don Eduardo que recordar es volver  a pasar por el corazón.
Cuando los cierro veo tu cara y tu mano en el pecho asegurándome un absoluto, el tesoro del aroma de un jazmín dedicado a mi existencia, tu almohada y la luz entrando por la ventana. Cada mirada tan profundamente dentro. No,  no me va a alcanzar la existencia para agradecer lo que me haces sentir .
Y sé con  absoluta certeza que jamás podría dejar de sentir dolor si te causo alguno si por esto sos juzgado. Pero aun así no puedo no soñar con una vez más cada vez.

domingo, 24 de diciembre de 2017

Hoy me encuentro con un nuevo rostro de vos, aun resuena tu  respuesta en  aquello de los  pesares, hay algunos de lo cuales no podremos desconectarnos nunca , vos lo dijiste cambio el escenario perdiste a la persona mas importante de tu vida.
No me importa ser una excusa para el dolor, no me importa preguntarme porque tengo que ser yo cuando me lo decís, no me importa decir cuanto siento lo que siento , y tampoco la ausencia de calma  que me trae que no puedas gritar lo prohibido, me anteceden veinte años , quiza esa es la respuesta a todo esto. Me atraviesan los sentires, aunque no esten dirigidos a mi o en parte si.
Yo solo veo retazos,  soy eso un retazo, que a veces duele, y a veces se ama.
Celebro tu encuentro, tu alboroto, solo puedo verlo en partes, vos solo podrás atravesar esos caminos.
Solo puedo oírlo en  palabras, todas aquellas que quieras decirme.
No se.
No lo se.
Somos eternos en cinco minutos?
Tampoco  lo se.
Son suficientes? no lo se.
Certeza de sabe que no se y ganas de abrazarte siempre.

lunes, 11 de diciembre de 2017

Nunca, hasta hoy me había preguntado donde estaba yo, cuanto puedo salirme de nuestros encuentros en tu vida, donde estoy cuando te duele, cuando te enoja. Hoy me parece que siempre he estado en los atajos y no quiero. Puedo recorrer caminos? No importa si son cruentos u oscuros. No quiero que me cuides de ellos.